Historia
Los Monjes Artilleros
La Decadencia
Situación
Residencial Monasterio de Oia
El Proyecto
Proyectos Relacionados
Desarrollo turístico del Val Miñor y Baixo Miño
Compromiso con el Medio Ambiente
Actividades Culturales
Noticias
Dossier de Prensa
Galería Fotográfica
Contacto
English version
 


facebook
 
El esplendor del Monasterio llega a su fin en el s. XIX, con la Desamortización del Ministro Mendizábal y la incautación de los bienes eclesiásticos en 1.836.

La comunidad cisterciense debe abandonar el Monasterio. A partir de ahí, el Estado lo subasta públicamente en lotes y la iglesia pasa a ser parroquial.

El siglo XX ha supuesto para el Monasterio un continuo traspaso de manos. Su primer propietario fue un vecino de Madrid que lo vende en 1870 a D. Bernardo Alonso de La Guardia y hermanos; este se lo alquila a los jesuitas portugueses en 1.910 que implantaron un prestigioso noviciado, sin embargo se les expulsa en 1.932 y el Estado lo incauta de nuevo, quedando el Alcalde de Oia a cargo de su administración. Esta es una de las épocas de mayor declive del monumento ya que muchas piezas desaparecieron.

En 1.931 es, sin embargo, declarado Bien de Interés Cultural, perteneciente al Tesoro Histórico- Artístico español.

En los años de la Guerra Civil (1936-1939) se utilizó el Monasterio como prisión militar, llegó a albergar alrededor de unos 3.300 presos (en su mayoría catalanes, valencianos y mallorquines). Esta es una época oscura en la que la documentación histórica es casi inexistente.

Al fin de la contienda, el Monasterio es devuelto a su antiguo dueño D. Bernardo Alonso y hermanos y este en los años 40 lo vende a Monseñor Gabriel Bouso Arias (Prelado doméstico de Su Santidad y abogado) y a su hermano D. Daniel Bouso (empresario cinematográfico)Estos propietarios acometen diferentes obras de reconstrucción.
En 1973 lo adquiere el vecino de Tui, D. José González García y esposa Doña Paz Troncoso.

En los años 90 vuelve a cambiar de manos y pasa a ser propiedad del Grupo Massaveu traspasándolo estos, en el año 2.000, al Grupo La Toja, S.A. (perteneciente al Banco Pastor) que quiere acometer un proyecto hotelero que sin embargo no ejecuta.

Finalmente el 18 de Noviembre de 2.004 el Real Monasterio de Oia es comprado por Vascogallega de Consignaciones, S.A.(actual Kaleido Ideas & Logistics), y en agosto de 2.005 se crea Residencial Monasterio de Oia, S.A. , actual promotora de un proyecto hotelero, residencial y turístico.